Sobre la Revolución egipcia.

Una vez comprobado el verdadero valor y poder de convocatoria que las redes sociales tienen hoy en día y después de 18 días de agitadas protestas, Hosni Mubarak ha dejado su puesto de presidente de Egipto. Es impresionante y digno de admiración lo que hoy, 11 de febrero del 2011, la sociedad civil egipcia ha logrado; destituir a un dictador que los tenía sometidos en las condiciones más miserables a través de protestas y marchas pacíficas. Desafortunadamente, y a consecuencia de los grupos de choque enviados por el ex-presidente Mubarak, se reportan alrededor de 300 muertos a lo largo de las protestas y más de 5,000 heridos.

A pesar de todo esto, hoy, la sociedad civil egipcia puede sentirse orgullosa de que se ha hecho escuchar no sólo entre su propio gobierno, sino también entre la comunidad internacional. Es cierto, se ha logrado la destituición del dictador que mantenía malas condiciones de vida en el país del Nilo, sin embargo, y a consecuencia del que ahora se denomina el “Efecto Túnez”, los pueblos árabes resuenan entre la comunidad internacional. Se debe mencionar que ésta, hipócritamente, ha alzado la voz en favor de las revoluciones populares que buscan la democracia y la justicia social como sus principales fines. Sin embargo, ¿Dónde estaban 30 ó 20 años atrás cuando se imponían de forma indiscriminada, dictaduras en África? ¿Dónde estaban cuando la gente permanecía callada bajo el autoritarismo, la censura y la represión? Sí, estaban firmando importantes contratos comerciales, alianzas estratégicas o planes de apoyo para aquellos dictadores, a los que hoy, les piden que renuncien en favor del pueblo.

¿Hasta qué punto las nuevas democracias árabes podrán hacer valer su soberanía? ¿Las Revoluciones Árabes representan una oportunidad para reforzar la Liga Árabe y fungir como un frente común ante Occidente?

Llevando ésta situación a nuestro país, ¿Qué podemos hacer nosotros para exigir cambios en la forma en la que somos gobernados? Si bien llevamos más de 75 años dentro del camino de la “democracia” y el resguardo de la soberanía nacional en el pueblo, puedo asegurar que no estamos conformes con la situación que vivimos. Tenemos factores tan ampliamente difundidos como inseguridad, corrupción, narcotráfico, pobreza y poco difundidos como la mediatización, la ignorancia y la enajenación. ¿Nuestro gobierno modela nuestra forma de vida o nosotros debemos de modelar nuestro gobierno?

 

M. Meursault

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: